¿Cómo invertir en inmuebles de una forma inteligente?


por Redacción | 15 enero, 2016

Son muchas las personas que siempre han visto interesante comprar un inmueble con el fin de invertir su dinero. Compro una casa por x y en un tiempo la venderé por x+2 ¿Siguen funcionando las cosas así?

Antes de la crisis, el boom inmobiliario se repartía por toda la geografía española. Los bancos ofrecían hipotecas a todo aquel que visita sus oficinas, el promotor construía y vendía sin control y las agencias inmobiliarias asesoraban a cientos de clientes que ansiaban encontrar su primera vivienda o un activo como medio de inversión.

Durante la crisis ocurrió lo contrario. Los bancos dejaron de repartir crédito con la facilidad que les caracterizaba, las personas que no vendieron su casa en mejores momentos parecieron estancarse en el fango de la recesión y la situación en el sector se volvió insostenible y paralizante.

Ahora en el presente, parece que vivimos la época del crecimiento  moderado. Una economía reactivada con timidez dónde los inmuebles se convierten de nuevo en los protagonistas de las mejores operaciones de inversión.

¿ES BUEN MOMENTO PARA INVERTIR DE NUEVO? ¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA? 

Estar orientado por un buen profesional del sector es importantísimo, porque de él dependerá que podamos obtener los rendimientos adecuados, corriendo los menores riesgos.

Cuando pensamos en comprar un inmueble para obtener una rentabilidad deberemos siempre pensar en todas las opciones que el mercado nos ofrece: naves, locales, edificios de oficinas, viviendas unifamiliares, terrenos, etc.

Si pensamos en una vivienda, como forma de inversión, la ubicación será siempre lo primero que tendremos en cuenta. No existe operación buena y de éxito si la ubicación es mala. El inmueble puede necesitar reforma, puede no contar con materiales de primera calidad, incluso disponer de habitaciones oscuras con poca luz natural, pero si la ubicación es buena y la casa está en zona prime, tenemos más del 70% de éxito asegurado en la operación.

Aún así, a parte de la ubicación, hay otros puntos fuertes que debemos tener en cuenta si queremos invertir de forma segura y sacar un buen beneficio a medio/largo plazo:

1. No precipitarse e invertir inteligentemente. Pensemos y analicemos pros y contras antes de tirarnos a la piscina. Una inversión es una operación racional y no de corazón así que debemos fijarnos en detalles como: los servicios de la zona, colegios, futuras promociones inmobiliarias que nos rodeen, infraestructura de carreteras y conexiones de transporte público (estos pequeños detalles nos darán calidad de vida).

2. Pensemos en un plan de inversión a largo plazo. Entender la tendencia del mercado y comprenderla es fundamental. No podemos adivinar el futuro pero sí jugar con nuestras intuiciones.

3. Contar con remanente y buenos hábitos de ahorro suele ayudarnos a crear una buena relación con las instituciones financieras. Si una entidad ve que ahorramos y que movemos nuestro dinero con inteligencia, nos financiará en un futuro cuando lo necesitemos.

4. Escuchar experiencias en otras personas. Si ganaron o perdieron en la operación. Qué conceptos aparecen en una transacción de compra-venta y qué riesgos corrieron otros. La experiencia de otros nos ayudará a aprender de errores ajenos.

5. Ir de la mano con el profesional y que su consultoría nos ayude a tomar la mejor de las decisiones. Ellos conocen el mercado mejor que nadie y pueden hacer sus propias valoraciones cuando piensan en tiempos de bonaza y crisis de un pasado.

 

house

Compra-venta de inmuebles